Trámites para la visa

Una visa para poder viajar a la boda de su hijo.

Favores por su intercesión

Hace unos dos meses, mi mamá de 63 años comenzó el trámite de su visa para poder viajar a Estados Unidos y estar presente en la boda de uno de mis hermanos. En la primera entrevista que tuvo, además de haberle cobrado mucho dinero, no parecieron dar importancia a sus documentos y le negaron el trámite. Después de un tiempo, logró sacar otra cita y me contó que estaba muy nerviosa y triste.

El día anterior a la entrevista era el aniversario de la ordenación sacerdotal de san Josemaría, así que le aconsejé a mi madre que le encomendara el asunto. Después de dos días, llamé para ver qué había pasado y mi mamá me contó que todo había sido muy extraño: cuando estaba haciendo la fila para la entrevista unos que pasaban por ahí le dijeron felicidades sin saber por qué y que le tocó la suerte de que la entrevistara una persona con la que platicó muy a gusto, no le pidió ningún documento y le dijo que el trámite de la visa sí se podía hacer.

Mi mamá agradece el favor a san Josemaría porque no cesó de rezar durante el camino y le dijo que si le concedía el favor le rezaría todos los días su estampita.

M.R., México